Póliza de dueño de empresa: este seguro cubre la propiedad del negocio contra fuego, robo, viento y otros.  También es útil esta póliza para proteger a personas que trabajen en la compañía de lesiones o accidentes.

Seguro de daños a la propiedad, inmueble o establecimiento:  esta póliza protege al inmueble o infraestructura física frente a daños como tormentas de viento o eléctricas, robos, incendios, nevadas, pero se excluyen daños por huracanes, terremotos, y el desgaste del edificio por uso.

Seguro para vehículos a motor de uso comercial:  se protege a los vehículos dentro y fuera de la empresa, pero no el contenido que estén dentro de la unidad, como mercaderías, artículos de valor, etc.  Se tiene que ser aclarar esos términos en el contrato.

Seguros de descuentos por nómina: las aseguradoras brindan a las empresas privadas, facilidades para que sus trabajadores puedan adquirir seguros individuales, con lo cual podrán estar protegidos ellos y su familia, sin que la empresa tenga que incurrir en grandes erogaciones de dinero.


Artículo creado con información de Interhelper.net.